NIPE – Newborn Infant Parasympathetic Evaluation

Nuestra tecnología adaptada a los niños.

Valiéndonos de los resultados que obtuvimos con la tecnología ANI en la monitorización de los pacientes adultos que no comunican, necesitamos tres años de I+D para llevar a cabo el índice NIPE (Newborn Infant Parasympathetic Evaluation). La tecnología NIPE permite evaluar el componente parasimpático del sistema nervioso autónomo de los recién nacidos, desde los grandes prematuros hasta los dos años, a partir del electrocardiograma que proporciona el monitor multiparamétrico.

NIPE2@2x

 El índice NIPE entrega un valor objetivo del bienestar naonatal desde el nacimiento. Para su uso no se necesitan electrodos adicionales. El monitor NIPE indica un valor comprendido entre 0 y 100 que corresponde a la actividad del componente parasimpático del sistema nervioso autónomo del paciente. Mientras más alto es el índice NIPE, mayor es el bienestar del paciente. 

Numerosos estudios experimentales y clínicos han demostrado que los recién nacidos son particularmente sensibles al estrés. Todas las situaciones que producen dolor o incomodidad pueden alterar su desarrollo neural y tener consecuencias a largo plazo con un aumento del riesgo de la aparición de patologías cardiovasculares o metabólicas (hipertensión, diabetes, obesidad, etc.), pero también efectos cognitivos que pueden conducir a un comportamiento depresivo, adictivo o incluso una respuesta inadecuada al dolor y/o estrés (véase DoHAD).

 El valor del índice NIPE disminuye en caso de dolor postoperatorio y aumenta durante los cuidados relativos al desarrollo, como el método del canguro o las sesiones de piel contra piel. Es fundamental disminuir e impedir tanto como sea posible cualquier suceso estresante y/o doloroso que pueda ocurrir antes de los dos años edad.

Los medios que se encuentran a disposición de los equipos médicos son principalmente las escalas de heteroevaluación del dolor que se basan en una evaluación del comportamiento. Estas observaciones lamentablemente toman demasiado tiempo, necesitan una vigilancia constante de los niños y están sujetas a una gran variabilidad entre los observadores.

El monitor NIPE, en un solo dispositivo médico, es capaz de entregar información importante para atender a los niños hospitalizados de manera adaptada, a saber: evaluaciones del estrés y/o del dolor prolongado, de la respuesta a un estímulo de dolor agudo y del aumento del bienestar producido por los cuidados relativos al desarrollo (método canguro, piel contra piel, etc.).

Para mayor información